Händel, un grande del barroco

RoyalFireworksLos dos colosos alemanes del Barroco nacieron en 1685, Johann Sebastian Bach y Georg Friedrich Händel, con 28 días de diferencia. El joven es  Bach, que vino al mundo en Eisenach y Händel lo hizo en Halle. Estamos entre Turingia y Sajonia respectivamente. La distancia entre ambas ciudades no es grande, no llega a 200 kms. Halle está al lado de Leipzig (donde Bach vivió sus 27 últimos años, trabajará Mendelssohn y nacerá Wagner) ; algo más abajo está Zwikau, donde nació Schumann y algo más a la izquierda Weimar, donde se establecerá Liszt. Si en ese territorio no sonaba un instrumento ni corrían las corcheas por las calles igual que el mismo aire es que no era La Tierra. Pero por mucho que ambos tratasen conocerse nunca se vieron. Los dos se quedaron ciegos, tratados por el mismo doctor. Los dos pueden conformar una galaxia musical de magnitudes desconocidas.

George_Frideric_Handel_by_Balthasar_Denner

Nuestro músico de hoy, el exitoso, extrovertido, triunfador, negociante, comedor, cortesano, alemán a la vez que inglés (los ingleses lo hacen suyo), italiano en Italia, constante viajero, músico refinado e intimista al tiempo que explosivo y espectacular, de técnica inapelable, dominador de instrumento y voz, creador de mil melodías y catálogo inmenso, culmen de un estilo y época, es nuestro Georg Friedrich Händel.

A pesar de su enorme producción es relativamente poco y mal conocido. Sólo su Mesías con el magnífico Aleluya se puede escuchar de la Patagonia al Himalaya, y su himno Zadok the Priest es la archiconocida música de la “Champions”.

Con gran visión de la situación musical en Europa, que no es que fuese como para no encontrar un buen trabajo, su intuición le lleva a mirar a Inglaterra y Häendel emigra a Londres en 1710 cuando tenía 25 años. Desde que el gran Henry Purcell muriese en 1695, la capital inglesa está totalmente italianizada en gustos musicales. Nuestro músico, inteligente, perspicaz, artista y buen negociante, es muy bien acogido por la Reina Ana y muy pronto tendría su primer encargo y triunfo. Al año siguiente estrena su ópera Rinaldo con un éxito clamoroso. Londres se rinde al alemán y lo hace suyo.

Händel murió el 14 de abril de 1759, sábado santo, con 74 años. Sus exequias se celebraron en la Abadía de Westminster con toda pompa y su tumba está en el rincón destinado a los poetas de la Abadía. Haydn lo enjuiciaba como “el gran maestro de todos nosotros” y Beethoven llegó a decir “es el compositor más grande que ha existido, quisiera arrodillarme ante su tumba”.

La magnitud musical de Häendel es inmensa. Escribió más 30 óperas y más de 20 oratorios, de los que el Mesías es un patrimonio universal. Igualmente, la música instrumental es vastísima, con los famosos “Fuegos de Artificio” y “Música acuática” y docenas de conciertos. Las arias  y el género coral desbordantes. Conjuga perfectamente el estilo típicamente italiano a la vez que instaura uno propio que será ejemplo imperecedero.

Os dejo unos fragmento para que disfrutéis de este magnífico compositor.

“Lascia Ch’io Pianga” . Acto II de su ópera “Rinaldo”. Escena de la película “Farinelli”.

 

“Ombra mai fu”, de su ópera “Serse”.

 

Música para los Reales Fuegos de Artificio. Director Hervé Niquet. Le Concert Spirituel, en el Royal Albert Hall, el 18 de julio de 2012​.

​El espectáculo está servido.

Anuncios

One thought on “Händel, un grande del barroco

  1. Otro Luis Fernando 4 marzo, 2016 / 6:27 pm

    Cuanto más escucho Häendel más me gusta. Un abrazo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s