Aromas de Bohemia

Bohemia huele a música y Smetana es su primer cantor. Nació un 2 de marzo de 1824

En la República Checa está la famosa región de Bohemia, historia viva en el corazón de Europa. Su capital Praga. Toda Chequia huele a música y parece que los niños vienen al mundo con un violín en el mentón.

Bedrich Smetana vino a este mundo en Litomyšl, en el actual departamento de Pardubice en la parte oriental de la región Bohemia, a unos 165 kms. de Praga.

Mapa de la República Checa. Un tip rojo sitúa   Litomyšl

Estas tierras verían nacer personajes únicos y extraordinarios. Pensadores, artistas y científicos de capital transcendencia, entre ellos destacan: Hus, Mendel, Kafka, Freud, Dvorak, Suk, Mahler, Janacek, Martinu o Talich.

La actual Chequia era la Bohemia del XIX anexionada al Imperio Austríaco y Sacro Imperio Romano Germánico de los Habsburgo. Bohemia estaba sometida a potencias extranjeras. Cuando Smetana nació Bohemia era como una provincia del gran Imperio Austríaco y lo habitual es que su idioma fuese el alemán. El pueblo bohemio, con su particular vena romántica, aspiraba a su independencia y afirmar su cultura social y por supuesto musical. Bohemia y toda la zona de la gran Moravia tiene su idiosincrasia y rasgo folclórico preciso y único. El espíritu de destino independiente propició que Smetana participase en la cruenta revuelta de Praga contra los austríacos en 1848, como el resto de territorios, llevándole a ser un activista urbano. El movimiento sería aplastado.

Smetana se casó en 1849. Tuvo 4 hijas pero su vida le fue poco amable; 3 de ellas murieron siendo niñas. Profesionalmente Praga le defraudó demasiado en sus comienzos. Smetana emigró en 1856 a Suecia, sin su esposa, a Göteborg, para ganarse la vida como director de su Sociedad Filarmónica y allí sí fue justamente reconocido. Entre sus alumnos encontró una amante, mientras en Dresde fallecía su esposa en 1859. Conoció a Liszt en Weimar tomando lección de la sabiduría del húngaro. En 1860 volvió a casarse en Suecia y tuvo una nueva hija.

En 1861 regresó a una Praga más tranquila políticamente con su segunda esposa y se postuló como un perfecto portavoz de la cultura checa y su lengua, que curiosamente estudió en su periplo sueco. En 1866 se hizo cargo de la dirección del Teatro Provisional y en 1870 recogió por fin el éxito con su ópera “La novia vendida” en 2ª revisión.

Smetana, cerca del final de su vida

 

Smetana se fue afianzando sin grandes episodios. Estrenó diversas obras, óperas, poemas sinfónicos y música de cámara de buena factura, destacando su precioso “Cuarteto de Mi vida”, toda una declaración. Tuvo varios rechazos de los críticos porque le achacaban un exceso de influencia de Liszt y Wagner, lo que ponía en duda su entrega a la causa nacional. No es así. Su vida no fue fácil y halagüeña, pues a nivel profesional no alcanzó un éxito perseguido de gran calado y sufrió grandes sinsabores personales. A los 50 años comenzó a padecer agudos síntomas de sordera que le sumieron en la pérdida total de ambos oídos. En 1883 la sífilis le arrastró a enfermedad demencial y falleció en un sanatorio en mayo de 1884  a la edad de 60 años.

No es de extrañar que a Smetana le moviera un impulso de reafirmación y revolución nacional relevante y patriótico, nutriéndose de profundas raíces y aires folclóricos; el perfume de su paisaje, sus llanuras y bosques y su arteria fluvial el río Moldava, en checo Ultava, van a dar color a su música. Ese río será pura sangre bohemia y checa, inspirador natural e inevitable. Inspirador también para Smetana que le dedica su poema sinfónico del mismo nombre “El Ultava”, que está incorporado en la serie global “Mi Patria”.

El Ultava. Orquesta Filarmónica de Berlin. Director Herbert von Karajan

                                                                                  El Ultava a su paso por Praga

En Smetana germina el impulso nacional y folclórico, pero no se le puede poner la etiqueta exclusiva de una estética folclórica. Será el primero en forjar el estilo nacionalista, pero lleva la esencia del espíritu global romántico que integra a toda Europa. No es un músico de rango rigurosamente nacional. Tiene su originalidad definida, mas no anclada en una orilla simplista de merodeador de la melodía y exaltación popular. Confirma su nacionalismo a la par que lo transforma en un rasgo personal más amplio, una cultura genuina musical que abrirá el cauce a seguir por los Dvorak, Janacek y Martinu.

Escuchemos el emocionante y lírico movimiento 3º – Largo de su Cuarteto No.1 “De mi vida”, en versión del mamagnífico Cuarteto de Jerusalem

https://youtu.be/y9H82-Mr5Jk

 

Nota.- Este artículo debería haberse publicado el día 2, fecha del nacimiento de Bedrich Smetana. Por error de principiante en este medio, lo borré completamente antes de lanzarlo. Aunque hayan pasado 2 días no quiero resistirme a rendir un buen recuerdo al compositor bohemio. Disculpadme este fallo. Gracias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s